Ley SinDemocracia

Recuerdo que hace unos años surgió una polémica entre Joaquín Sabina y Ramoncín, el asunto se centraba en el nombre que el cantautor de Úbeda le había puesto a su gira, ‘’Carretera y Top Manta’’. Una polémica bastante absurda, ya que como todos sabemos quién pierde más es Sabina, porque seguramente, Ramoncín ni siquiera estará en Emule. Aún así el abanderado de la cultura española arremetió contra Sabina, argumentado que ese título dañaba la imagen de la propiedad intelectual. Gracias Ramoncín, contigo la cultura está a salvo

Ahora en serio, unos meses atrás se ha aprobado la ‘’Ley Sinde’’ creada por la ministra de cultura Ángeles González Sinde. La ley en cuestión, prohíbe las descargas en internet (que no es piratería) y la piratería, teniendo poder para cerrar las webs que consideren ilegales. Pero la cuestión es, ¿de verdad internet es el problema? La respuesta es no, el problema no es internet, el problema, señora ministra, es dar subvenciones a gente sin talento alguno para filmar bodrios (Mentiras y Gordas) y luego decir que la salud del cine español está perfectamente; el problema, es que la SGAE vaya cobrando en peluquerías y conciertos benéficos; el problema, es que un disco y una película tengan un precio medio de veinte euros; el problema, es que a la gente que realmente tiene proyectos ambiciosos (tanto musicales como cinematográficos) no se les dé un duro.

Pero lo más gracioso de este tema no es todo esto, sino que aquellos artistas que ahora salen a defender la ley y proclaman que su patrimonio depende de la venta de discos, viven en Miami en mansiones lujosas, con la intención de no pagar apenas impuestos (¿no, señor Alejandro?), o aquellos artistas fracasados que han sido enchufados en puestos importantes y que piden cárcel a todos los ‘’piratas’’, cuando ellos no han aportado nada que merezca llevar el nombre de Arte. No se preocupen señores, gracias a esta ley, sus grandes fortunas permanecerán intactas, y nosotros, la gente de a pie, nos conformaremos con escuchar el sonido de los pájaros (si alguien no compra los derechos), porque desde luego, con esta crisis no sé de dónde vamos a sacar el dinero para comprar vuestras ‘’obras maestras’’.

Anuncios